Menores e Internet: guía práctica para padres y madres

Menores e Internet: guía práctica para padres y madres

guia internet padres

¿Has oído hablar de la ciberadicción? ¿Te parece exagerado hablar de “adicción a Internet”? Algunos expertos matizan que el uso excesivo de Internet sería la consecuencia de otras patologías y no la causa. Sea como sea, los datos revelan un aumento generalizado del uso de la Red.

Según un estudio del comparador Kelisto, alrededor del 30% de los jóvenes españoles permanecen conectados unas 3 horas al día; 50.000 adolescentes padecen ya adicción a Internet, y un millón estaría en riesgo de sufrirla. Quizá lo más preocupante es el uso que hacen de las redes sociales: alrededor del 60% de los adolescentes ha contactado alguna vez con desconocidos y el 45% de ellos ha llegado a quedar cara a cara con esa persona.

En edades más tempranas se sigue la misma tendencia: el Estudio General de Medios (EGM) ha revelado que el número de niños, entre 4 y 13 años, que se conecta a Internet en España ha aumentado casi un 7% en los últimos cinco años, llegando al 64%. Además, se observa que las primeras incursiones en la Red se hacen cada vez más pronto (hay un aumento importante en edades como los 4, 6, 7 u 8 años).

¿Es “sano” que niños de estas edades tengan acceso a Internet? Parece que este tema preocupa a sus padres: el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet, Miguel Pérez Subías, ha informado de que algo más de un 30% de las consultas pediátricas que se hacen tiene que ver con “temas cibernéticos, el uso de Internet o del móvil”. Y, aunque los adultos parecen preocupados, lo cierto es que la mitad de los niños de 10 años tiene smartphone; una cifra que se eleva hasta el 80% en los de 12 años y hasta el 90% en niños de 14 años.

Cada 15 de abril se celebra en España el Día del Niño y, en esta edición, queremos aportar nuestro granito de arena con esta guía práctica para padres; una información que complementa a otros artículos que hemos publicado y que ofrecen pautas para proteger a los menores en el uso que hacen de Internet. ¡Esperamos que os sea útil!

niña ordenador

Cómo prevenir los riesgos

Para poder prevenir los riesgos, primero debemos conocer cuáles son; a qué peligros se enfrentan los más pequeños cuando están conectados: ciberacoso o cyberbulling; sex grooming (un adulto se gana la confianza del menor para poder abusar sexualmente de él/ella); happy slapping (abusar de un compañero –pegar, vejar, insultar, etc.- mientras se graba con el móvil para difundirlo en redes sociales); phishing (diversas técnicas para obtener datos personales); suplantación de identidad; dependencia; malware (que afecten a los dispositivos, a la información e, incluso, nos generen pérdidas económicas); desinformación, o acceso a contenido inapropiado (imágenes violentas, xenófobas, sexuales…), entre otros.

¿Cómo debemos abordar la prevención? En primer lugar, es necesario tener en cuenta a todos los implicados y, también, los diferentes escenarios: los menores, los centros educativos, las familias y las administraciones.

Además, debemos ser conscientes de que el objetivo es guiar, en ningún caso prohibir. Los adultos deben acompañar a los menores, concienciándolos y estableciendo unos códigos de conducta adecuados.

padres hijos ordenador

Para eso, quizá te sean útiles estas pautas:

En líneas generales

  • En el ciberespacio no podemos hacer lo que queramos. Por este motivo, es necesario transmitir a los menores la idea de que existen unas normas que se deben cumplir. Hay que tener muy presente que las nuevas tecnologías también tienen unas normas de comportamiento.
  • La confianza y la comunicación son fundamentales. Es necesario que hables con tus hijos; que te cuenten cualquier cosa que les haga sentir incómodos o amenazados.
  • Cuidado con el móvil: no olvides que no son solo teléfonos, sino ordenadores sofisticados que acompañan a los niños a todas partes.
  • Puede ser útil controlar las facturas telefónicas.
  • Es importante enseñarles qué se debe hacer ante el acoso.
  • Controla lo que ocurre en casa.

En los ordenadores y otros dispositivos móviles

  • Mantén protegidos sus ordenadores y dispositivos. Deben estar actualizados y sin virus.
  • Utilizar contraseñas robustas y distintas en cada cuenta. Es necesario cambiarlas con frecuencia y, aunque parezca obvio, no está de más recordarles que no se deben compartir con nadie.
  • Crea diferentes perfiles de usuario en ordenadores y otros dispositivos. Lo mejor es que los adultos tengan una cuenta de administrador del equipo y los niños una de usuario estándar con limitaciones.
  • Verifica las aplicaciones antes de instalarlas y haz las descargas en las tiendas oficiales (Google Play en Android o App Store en iOS). Comprueba los permisos que solicita la app y valora si te compensa su instalación. Además, enseña a los pequeños a no bajar nada de fuentes no fiables en Internet o pídeles que no descarguen nada sin contar el consentimiento de un adulto. Recuerda la máxima de que si algo es gratuito el producto eres tú.
  • Haz copias de seguridad periódicamente. No solo del sistema, también de tu información (contactos, archivos, imágenes, etc.).
  • Controla las conexiones. Es necesario proteger el wifi con cifrado WPA2 y cambiar las claves que tiene el router por defecto.
  • Evita conectar tus dispositivos (o los de los niños) a redes wifi públicas.
  • Desactiva el wifi y el bluetooth cuando no lo estés utilizando.
  • Instalar medidas técnicas para garantizar la seguridad del menor en el acceso a los contenidos. Utiliza un software de control parental. Algunos sistemas operativos y navegadores poseen distintas opciones que los padres pueden configurar para limitar y controlar el uso que sus hijos hacen de Internet. Te proponemos algunas:
    • FamilyTime: esta es una herramienta para dispositivos móviles Android, iOS y Kindle. Permite a los padres saber la ubicación de sus hijos, administrar el tiempo de uso del dispositivo, bloquear aplicaciones, conocer quiénes son sus contactos y con qué números intercambian llamadas, etc.
    • Parental Click: herramienta para dispositivos móviles Android. A través de ella, es posible evitar que los menores accedan a contenido inapropiado, compartan datos personales o contenidos que les pueda perjudicar. También proporciona mecanismos para obtener pruebas procesalmente legítimas de hechos ocurridos.
    • Securekids: herramienta para dispositivos móviles Android. Protege y gestiona la actividad de los menores en Internet.
    • Norton Family: es una solución de seguridad global y control parental, también disponible para PC y móviles, con control de tiempos.
    • Control familiar de Windows: nos ayuda a proteger y gestionar la actividad de un menor en dispositivos con sistema operativo Windows.
    • Control Parental iOS: herramienta para proteger y gestionar la actividad de un menor en dispositivos IOS, cuando se conecte a Internet o en el uso de sus aplicaciones.
    • Screen Time: herramienta para dispositivos móviles, tanto Android como IOS, que permite establecer control de tiempo de uso y gestionar la actividad de las aplicaciones.
    • Zoodles: es un entorno de navegación segura, con aplicaciones y juegos controlados. Pueden agregarse aplicaciones que se consideren seguras y está disponible para PC y móviles.
    • Kidbox (hasta 8 años): es un entorno de navegación segura, con aplicaciones y juegos controlados.

En redes sociales y otros servicios online

  • Explícales correctamente los riesgos que implican y recuérdales que no compartan información personal (fotos, direcciones, contraseñas, etc.) ni acepten amistad de personas que no conocen. Por cierto, legalmente en España es necesario tener 14 años para poder abrir un perfil en cualquier red social.
  • Ayúdales a configurar la privacidad de su perfil. Para estar seguros de que los configuran correctamente, conviene hacer un seguimiento:
    • Establece las opciones de seguridad: contraseñas, verificación en dos pasos, opciones de recuperación de rrsscontraseñas y notificaciones de inicio de sesión, y revísalas para detectar posibles accesos no autorizados.
    • Configura las opciones de privacidad: utiliza cuentas privadas (sólo para amigos) en lugar de públicas. Decide si quieres mostrar determinada información (ubicación, última conexión, amigos, etc.). Restringe las búsquedas (por ejemplo, por nombre, correo electrónico, o en buscadores externos como Google o Bing).
  • Controla la lista de amigos. Ayúdales a reflexionar antes de aceptar solicitudes de amistad (si de verdad le conocen, es un amigo de un amigo, un contacto virtual, etc.). Deben plantearse si quieren que esa persona acceda a su información. No servirá de mucho tener cuentas privadas si agregamos a gente desconocida.
  • Hay que ser cuidadoso con el uso de nuestras redes sociales para acceder a otros sitios web. En ocasiones nos ofrecen registrarnos, de forma rápida, con alguno de nuestros perfiles. Pero, ojo, porque en muchos casos los estamos autorizando para hacer publicaciones en nuestro nombre. Revisa las opciones de configuración para evitarlo.
  • Gestiona las publicaciones de los demás. Tienes la opción de aceptar o rechazar los mensajes o fotos en los que te hayan etiquetado, o que hayan publicado en tu perfil. Incluso, puedes denunciar imágenes que se publiquen sin tu permiso para que la red las retire.

Y, por supuesto, ante cualquier situación irregular, ¡denuncia! Es importante que no destruyas las evidencias y que acudas a profesionales especializados en la materia. Puedes solicitar ayuda a la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional o al Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil.

 Otros links de interés

No cometas tú la “imprudencia”

padre foto hijo

¿Te avergonzaron alguna vez tus padres enseñando fotos tuyas a las visitas cuando eras pequeño? Probablemente, no quedaba ahí la cosa y, de paso, les contaban también alguna “batallita”, que les sacaba la sonrisa a los invitados pero que conseguía que tú no supieras ni donde esconderte. Es una situación a la que todos hemos enfrentado y, probablemente, tus hijos también lo estén haciendo (o lo vayan a hacer). ¿Cuál es la diferencia? Antes, las fotos y las anécdotas se quedaban en el ámbito privado, pero ahora, con las redes sociales, no tiene fronteras, ni límites temporales.

Según el libro American Girls: Social Media and the Secret Life of Teenagers, el 90% de los menores en Estados Unidos tiene una identidad digital a los dos años. Pero, no solo eso. Antes de que cumplan 5 años, sus padres habrán subido unas mil fotos suyas en las redes sociales. Es decir, antes de que el menor aprenda a manejar un dispositivo, su imagen ya estará en todos los medios sociales.

Esta tendencia tiene nombre desde hace años y se conoce como sharenting (de la combinación entre share, en inglés compartir, y parenting, que significa crianza). Pero, ha crecido tanto que el diccionario británico Collins la incluyó en 2016. El término hace referencia a la sobreexposición a la que los padres someten a sus hijos en las redes. Y, el año pasado, ya se empezaron a publicar estudios sobre los riesgos de estas acciones.

Por tanto, si quieres ayudar a tus hijos a que naveguen seguros en la Red, tendrás que empezar por no exponerlos tú de forma abusiva.

Comments

Comentarios desactivados