La falta de mujeres en el mundo de la ciberseguridad: causas y consecuencias

La falta de mujeres en el mundo de la ciberseguridad: causas y consecuencias

La ciberseguridad es una preocupación que afecta a todas las empresas (de cualquier tamaño o sector). Esta industria no deja de crecer y ofrece numerosas oportunidades profesionales. La Comisión Europea estima que el incremento de los puestos de trabajo relacionados con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) será de, aproximadamente, un 4% anual.

El problema es que hay un gran crecimiento, pero también una gran escasez de profesionales. Las empresas tardan una media de dos meses en cubrir estos puestos y, en muchos casos, quedan desocupados. Si seguimos con este ritmo, en 2020 habrá unos 825.000 empleos vacantes en Europa relacionados con la ciberseguridad. Esto pone de manifiesto que el mercado laboral debe adaptarse porque va por detrás de las necesidades.

Las razones son diversas: el desconocimiento generalizado; la falta de formación (en la empresa, por parte de los profesionales y, también, en los centros educativos); la falta de concienciación; la necesidad de una mejor definición de los perfiles; la necesidad de “reconversión” de los profesionales que ya están en el sector, o la necesidad de implantar planes de carrera, entre otras.

Las mujeres en ciberseguridad

Según el estudio Global Information Security Workforce de 2017, uno de los motivos que agrava la falta de expertos en ciberseguridad es que solo un 11% de la fuerza laboral actual son mujeres. En España, la mujer representa sólo un 15 % de los profesionales del sector de las TIC.

En el I Foro Internacional de Género y Ciberseguridad, que se celebró el pasado verano, y donde se defendía un ámbito digital más accesible, seguro e inclusivo, Silvia Barrera, inspectora jefa de la Sección Técnica de la Policía Nacional, aseguraba: “Se echa de menos más presencia de la mujer en el mundo de la tecnología. Se echan de menos los perfiles femeninos, ya que pueden aportar mucho. La ciberseguridad sin mujeres pierde mucha creatividad, perseverancia y lado humano”.

La falta de mujeres en este sector se debe a las mismas razones que comentábamos antes (falta de concienciación y formación; mejor definición de los perfiles profesionales y necesidad crear planes de carrera; etc.), pero va un poco más allá: los estereotipos o falta de visibilidad de las mujeres del sector están afectando en este sentido.

Qué podemos hacer

En primer lugar, vamos a tratar de ver el lado positivo: la ciberseguridad ofrece grandes oportunidades profesionales, porque es un mercado con una gran demanda de especialistas. Entonces, habrá que aprovechar esas oportunidades.

Cristina Aranda, fundadora de la Asociación Mujeres Tech, decía en el Foro Internacional de Género y Ciberseguridad: “Necesitamos muchas expertas en ciberseguridad y hackers que sepan luchar contra las ‘fuerzas del mal’ y hacer que la tecnología tenga un impacto positivo en las empresas y en la sociedad”. Y apuntaba: “Las empresas que cuentan con el talento femenino son un 35% más productivas porque cuentan con algo tan poderoso como es la diversidad cognitiva, que hace que los productos y servicios sean mejores”.

Para incentivar el interés habrá que empezar desde el principio; desde la escuela. Algunos estudios revelan que hay una franja entre los 11 y los 15 años en los que las jóvenes pierden el interés por la tecnología, así que es importante trabajar en esas edades para que no sea así. Con el objetivo de acabar con los estereotipos, descubrir talentos y hacer el mundo de las TIC más interesante para las jóvenes, se han creado iniciativas como Girls in ICT Day, con la que las niñas y jóvenes pueden descubrir –a través de talleres y otros recursos– cómo es trabajar en este sector.

En este sentido, la directora de Servicios Profesionales de Seguridad de Secure&IT, Sonia Martín apunta: “En muchas ocasiones, los aspectos en los que las mujeres (y, a veces, también los hombres) nos vemos perjudicadas vienen dados desde la base, es decir, desde la educación: tanto en casa como en la escuela. Hasta que eso no cambie, no se conseguirá erradicar determinadas conductas, hechos, acciones u omisiones que afectan a la mujer y, como decía antes, -en muchos casos- también al hombre”.

día de la mujer

Por supuesto, no hay que olvidar que el mercado laboral debe ser incluyente. En este sentido, Ideli Salvatti, secretaria de Acceso a Derechos y Equidad de la Organización de los Estados Americanos (OEA), apela a la necesidad de un mercado diverso, en el que personas con diferentes visiones y formaciones trabajen juntas: “Fomentar la diversidad de género en ciberseguridad contribuirá no solo para el desarrollo de una fuerza de trabajo más cualificada, sino también más preparada para ayudar a afrontar y solucionar las amenazas a las que todas nuestras naciones se encuentran expuestas”.

En definitiva, es necesario que la población, en general (no solo las mujeres), sea consciente de las oportunidades laborales que brinda el sector de la ciberseguridad. Y hay que apuntar que no hablamos solo de empleo técnico, también hay que cubrir otros campos: comunicación, derecho TIC, gestión, etc.; el abanico es amplio y las opciones muy diversas.

¿Te gustaría trabajar con nosotros? ¿A qué esperas? ¡Haznos llegar tu currículum!

Comments

Comentarios desactivados