Guía para jugar a Pokémon GO de forma segura

Guía para jugar a Pokémon GO de forma segura

PORTADA POKÉMON GO

Pokémon GO. Probablemente, hacía tiempo que no escuchabas tanto dos palabras. Incluso, los más mayores de la casa habrán oído hablar de este fenómeno, aunque no sepan muy bien de qué se trata. Los datos son abrumadores: Nintendo ha duplicado su valor en bolsa (en siete sesiones la marca japonesa ha ganado alrededor de 16.000 millones de euros en la bolsa de Tokyo) y la app ya cuenta con más usuarios activos que Twitter.

Es un videojuego, nada más (y nada menos). Una aplicación que mezcla elementos multimedia con imágenes reales, que capta la cámara del dispositivo móvil. De hecho, utiliza el GPS para posicionar al jugador en un mapa real, en el que físicamente hay que encontrar Pokémons, superar pruebas o recoger objetos para subir de nivel. Eso ha desatado la locura entre los usuarios y ha conseguido que miles de personas se congreguen en lugares como Central Park o el muelle de Santa Mónica en busca de estos personajes de animación.

Pero, ¿te has planteado qué problemas de seguridad puede suponer para los usuarios? Para empezar, muchos jugadores –impacientes por la llegada de Pokémon GO a España- se instalaron aplicaciones no oficiales, con el riesgo que eso supone para la privacidad. De hecho, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) ha advertido de que algunas de esas versiones contienen un malware que permite a los ciberdelincuentes tener el control de nuestro dispositivo móvil. Por este motivo, conviene que aquellos usuarios que descargaron la aplicación antes del 15 de julio verifiquen que no está infectada con un software malicioso (una de las formas más rápida de hacerlo es revisando los permisos; la versión infectada pide muchos más que la oficial).

Esta no es la única forma que los ciberdelincuentes han encontrado para infectar los dispositivos móviles de los usuarios de Pokémon GO. También se han publicado algunas aplicaciones que permiten subir a los personajes de nivel, robar Pokémons a otros usuarios o manipular la posición GPS. Pero, en realidad, muchas de estas app están diseñadas exclusivamente para robar nuestros datos.

Con respecto a los permisos, la aplicación oficial también pide algunos durante su instalación. Por este motivo, conviene revisarlos, ver que estamos de acuerdo con la información a la que la app tiene acceso, y valorar si nos compensa. En este sentido, aunque el juego se puede descargar de forma gratuita, también solicita permiso para hacer pagos. Por tanto, hay que tener cuidado con el uso que hacen del juego, por ejemplo, los niños.

No se acaban ahí los problemas. El hecho de que los usuarios estén geolocalizados en todo momento es algo preocupante. Algunos delincuentes ya han usado el juego como cebo para sus víctimas y, de la misma forma, podría usarse para atraer a menores hasta lugares solitarios.

Pero, además, podemos tener en cuenta otros aspectos que nos permitirán prevenir los problemas: conviene descargar la aplicación solo en lugares oficiales, se recomienda activar la contraseña para realizar pagos desde el móvil, y siempre será más seguro jugar en lugares concurridos, para evitar problemas con los delincuentes.

Lo cierto es que apenas lleva dos semanas en el mercado y esta aplicación ya nos ha dejado rocambolescas historias: se ha detenido a usuarios por tratar de cazar Pokémons en comisarías, propiedades privadas o túneles; la policía ha sancionado a conductores que, en lugar de prestar atención a la carretera, se dedicaban a jugar; un joven irlandés se puso a capturar Pokémons en el hospital, mientras su mujer estaba de parto; e, incluso, hay gente que se ofrece como canguro para los Pokémon.

POKEMON HOSPITAL
 

Ante este panorama, la recomendación más importante que se puede hacer es el uso del sentido común. Utilizar estos juegos para salir y conocer gente está muy bien, pero hay que ser prudente.

 

Comments

Comentarios desactivados