La regla rebus sic stantibus: ¿por qué ha recobrado protagonismo estos días?

La regla rebus sic stantibus: ¿por qué ha recobrado protagonismo estos días?

La regla rebus sic stantibus

A raíz de la crisis económica desatada como consecuencia de la pandemia por SARS-CoV-2 está cobrando renovado protagonismo la conocida como regla “rebus sic stantibus” (expresión latina que se traduce como “estando así las cosas”).

Esta regla procede del derecho romano, y en el ordenamiento jurídico español no está positivada (es decir, no está recogida expresamente en ninguna norma escrita). Pero, su interpretación y aplicación se ha ido construyendo a través de la jurisprudencia.

Mediante esta regla, lo que se pretende es compensar la excesiva carga u onerosidad sobrevenida para una de las partes contratantes a causa de la profunda alteración del escenario existente en el momento de la celebración del contrato. En otras palabras, el fin de la regla rebus sic stantibus es compensar el desequilibrio nacido de un cambio de circunstancias, que rompe la relación de equivalencia de las prestaciones contractuales inicialmente pactadas.

También estuvo de actualidad durante la crisis financiera iniciada en 2008

La regla rebus sic stantibus también estuvo de actualidad durante la crisis financiera iniciada en 2008. Vuelve ahora de la mano de la crisis de la COVID-19, vinculada a la errónea convicción de que su aplicación sirve como comodín para poder desvincularse de un contrato sin responsabilidad alguna. Hay quien piensa -equivocadamente- que esta regla es la solución para irse de rositas en caso de que, de repente, no interese o no se pueda cumplir un contrato. Sin embargo, hay que tener claro que la regla rebus sic stantibus tiene un carácter absolutamente excepcional frente al principio “pacta sunt servanda” (según el cual el contrato es ley entre las partes).

Entre los no juristas se está extendiendo la falsa convicción de que la aplicación de la regla es tan sencilla como su inclusión en una cláusula contractual. Esto no es así en absoluto, ya que su aplicación requiere de un análisis profundo y casuístico. Además, en el caso de que se cumplieran las condiciones para su aplicación, no sería necesaria su referencia expresa en el contrato.

El carácter excepcional de esta regla ha sido subrayado por el Tribunal Supremo que, a través de su jurisprudencia, ha señalado cuáles son las condiciones que deben cumplirse para su aplicación. En este sentido, son especialmente relevantes, entre otras, las STS de 30 de junio y 15 de octubre de 2014, y la STS 156/2020 de 6 de marzo.

Se puede resumir cuáles son las condiciones de aplicación del siguiente modo:

  • La regla rebus sic stantibus sólo puede aplicarse a contratos de larga duración, ya sean de tracto sucesivo o de tracto único con ejecución diferida.
  • Las circunstancias sobrevenidas deben haber aparecido con posterioridad al nacimiento del contrato. Por tanto, todas las circunstancias ya existentes en el momento de la contratación no podrán servir como fundamento para la aplicación de la regla rebus sic stantibus.
  • El cambio profundo de las circunstancias debe ser imprevisible y extraordinario, de forma que resultara imposible haber tenido en cuenta dichas circunstancias en el momento de la contratación.
  • El cambio en las circunstancias no puede ser imputable a ninguna de las partes.
  • La regla no puede aplicarse en relación con contratos que, por su propia naturaleza, implican la asunción de un riesgo que es normal o inherente al propio contrato. Es decir, solo sería aplicable ante un riesgo extraordinario.
  • Las circunstancias sobrevenidas han de ser la causa de una excesiva onerosidad que tiene como consecuencia directa la frustración de la finalidad económica del contrato o la ruptura de la relación de equivalencia de las contraprestaciones. Pero, la valoración de la onerosidad excesiva no se hará desde un punto de vista meramente cuantitativo, sino cualitativo.
  • La aplicación de la regla rebus sic stantibus no tiene efectos extintivos ni rescisorios, sino efectos modificativos.

Natalia Patiño, abogada y consultora legal TIC en Secure&IT

0/5 (0 Reviews)
Facebooktwitterpinterestlinkedinby feather

Comments

Comentarios desactivados