Ciberseguridad: crecen los ataques, las amenazas y los retos

Ciberseguridad: crecen los ataques, las amenazas y los retos

El incremento de la ciberdelincuencia en 2020 ha sido exponencial y la tendencia continúa. Se ha detectado un crecimiento muy alarmante de las amenazas y ciberataques a empresas, que se va a prolongar en 2021. Muchas de las nuevas amenazas y ataques han estado versadas en la COVID-19 (phishing, campañas fraudulentas de SMS, ransomware, estafas en compras online, llamadas falsas, fake news, etc.). E esto ha provocado que un elevado número usuarios (muchos de ellos teletrabajadores) caiga en estas trampas.

Balance de 2020

El ritmo de 2020 ha venido marcado por ese importante crecimiento de las amenazas, que se ha unido a las vulnerabilidades y a la prisa de las empresas por disponer de soluciones seguras de teletrabajo. Los datos revelan que, desde el inicio de la pandemia, casi la mitad de las compañías han usado el teletrabajo. En el ámbito de la ciberseguridad, este cambio ha supuesto un gran reto para muchas empresas que no estaban preparadas para abordarlo (no contaban con las herramientas ni la seguridad adecuadas).

Teletrabajo y ciberseguridad

No podemos olvidar que, independientemente del entorno de trabajo (nuestra casa, la oficina, etc.), el objetivo siempre debe ser la protección de la información; el principal activo de las compañías. Por eso, tanto si se trabaja en las instalaciones de la empresa, como si se teletrabaja desde cualquier otra parte, debemos aplicar los cinco pilares en los que se sustenta la seguridad de la información. Estos son: disponibilidad, autenticidad, integridad, confidencialidad y trazabilidad. Siempre teniendo en cuenta la normativa que nos aplica en este sentido (RGPD, LOPDGDD, LPI o LSSI-CE).

Y en ese sentido, hay que tener en cuenta algunos aspectos esenciales para implantar el teletrabajo de una forma segura. Contar con una política de teletrabajo; la formación y concienciación de empleados; el cumplimiento normativo, y los aspectos técnicos. En cuanto a estos últimos, destacan: acceso VPN, control de acceso a la red, prevención de fuga de información, control de navegación, seguridad en el correo electrónico, seguridad antiphishing, doble factor de autenticación, antivirus de nueva generación o soluciones de gestión y protección de dispositivos móviles).

Los retos y tendencias en 2021

Las empresas deben tener mucho cuidado, no solo en garantizar una ejecución más ágil de sus procesos sino, además, en asegurar que esta información, ahora más volátil, se sigue tratando con aspectos de seguridad suficientes.

En muchos casos, la conjunción entre tecnología y seguridad se hace complicada y, en este momento, en el que nos enfrentamos a grandes retos en el ámbito de la ciberseguridad, las compañías (de cualquier tamaño o sector) deben estar preparadas.

No olvidemos que cualquiera puede ser objetivo de los ciberdelincuentes pero, sobre todo, que las amenazas van más allá: empleados descontentos, errores humanos, falta de medidas técnicas, formación insuficiente, incumplimiento legal o competencia desleal son factores a tener muy en cuenta, ya que ocasionan pérdidas a las empresas por lo que, intencionalmente o no, debemos denominar ciberataque.

Si hablamos de tendencias con respecto a ciberataques, destacan: los ataques dirigidos, especialmente, a IoT; el ransomware; los ataques de tipo “fraude al CEO” y de suplantación de identidad; el robo de credenciales y el phishing; los ataques a dispositivos móviles y el robo de información con chantaje.

0/5 (0 Reviews)
Facebooktwitterpinterestlinkedinby feather